"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

viernes, 19 de octubre de 2007

Problemas laborales

Hoy vuelvo a tener dolor de cabeza. Estoy cansándome de mi situación laboral. Estoy trabajando para una consultora, subcontratada en otra empresa. El trabajo en esta empresa está muy bien pero como subcontratada que soy me dan tareas no tan interesantes como a los contratados y siento que mi implicación en cierto aspecto está limitada. Soy una persona inquieta y ambiciosa como yo y el estar en un puesto que limita mi implicación y el posible desarrollo de todo mi potencial me hace no sentirme agusto. Por otro lado la consultora para la que trabajo tampoco me tiene excesivamente contenta. Tiene muchos puntos positivos con respecto a otras consultoras pero hay cosas que se podrían mejorar.



Hoy la consultora nos ha vuelto a recordar la importancia de los documentos que tenemos que redactar semanalmente contando las actividades que realizamos. La idea es buena: recopilar información de los puestos de trabajo que estamos desarrollando. El problema viene cuando ese intercambio de información traspasa cierta barrera legal. Los de la consultora olvidan o quieren dejar a un lado el tema legal y se limitan a pedirnos, más bien exigirnos, la redacción de documentos en los que expliquemos al detalle nuestro trabajo. Yo no estoy en contra de redactar un informe siempre y cuando lo que redacte en ese informe no me va a llevar a tener problemas. Algunos de mis compañeros están redactando un informe, a vista de la consultora, apropiado. Miedo me da pensar en qué tipo de información les están pasando. En vista de que la situación se podía complicar, desde el primer día mis informes los filtran mis responsables en la empresa que me ha subcontratado. Soy de los pocos casos en los que los informes pasan un filtro. Si alguien está mandando algo que no debería puede ser que nadie se entere pero si alguien se entera se les podría caer el pelo. Yo quiero estar tranquila y me siento mejor sabiendo que mis responsables en esta empresa saben que pueden confiar en mi. Pero empiezo a sentir la presión por parte de la consultora. Pensándolo fríamente no sé qué podrían hacer en caso de que la situación se volviera tensa. Ellos me exigen, yo me niego a traspasar cierto límite. Sin embargo este juego no es tan fácil. No tengo pruebas de que me lo estén pidiendo pues todo es de palabra y en ningún sitio consta nada. Me han llegado a pedir cosas claramente ilegales pero sin testigos, en reuniones privadas. Ante eso yo tampoco tengo ninguna prueba. Y los de la consultora juegan al "yo no he dicho eso, yo lo que he dicho es que ..." Así que hay que moverse con pies de plomo. Todo esto no me resulta nada agradable. Me encantaría que todo esto no me afectara tanto como lo está haciendo.

No hay comentarios: