"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

jueves, 16 de octubre de 2008

Correr

Chándal, zapatillas, walkman, cronómetro... De pie en la puerta de casa, todo está listo para lanzarme a eso del footing. Pongo en marcha el cronómetro y me lanzo a correr.

Hace un momento he visto pasar un grupo de gente andando por la acera. Ahora les he alcanzado porque yo voy corriendo. Ellos andando. Inicio el adelantamiento por la izquierda. Jeje. Los he dejado atrás. Me siento orgullosa. Me siento superior. Me siento genial hasta que noto que la respiración empieza a perder su ritmo. Quizás es que vaya demasiado deprisa así que aminoro el paso. Parece que voy mejor aunque el corazón se empieza a disparar.

Alcanzo a un segundo grupo de gente andando. No sé si tengo fuerzas para adelantarles. Tras evaluar la situación me lanzo a la aventura del adelantamiento. Cuando los dejo atrás comienzo a notar el esfuerzo que he realizado. Ya no es que haya perdido el ritmo de la respiración. Me he convertido en una inmensa boca abierta, que se ha orientado en la dirección del viento, para que la cantidad de aire absorbido sea la máxima posible. Ya no me doy cuenta si suelto aire. Sólo me preocupa aspirar.

Aspirar, aspirar. Vuelvo a aminorar el paso. Si corro más despacio me pararé. El corazón me bombea con tal fuerza que parece que choca con las costillas. He debido de estar corriendo durante por lo menos... 30 segundos! No puede ser. Miro de nuevo el reloj. Tanto sufrimiento en tan poco tiempo? Yo corro pero el reloj se niega a hacer lo mismo.

La boca cada vez más abierta, la garganta más dolorida de la entrada de aire frío (no será de la velocidad que llevo... debe ser más bien de la velocidad que alcanza tras la aspiración) , el tremendo estruendo de mi corazón al latir... y ahora las piernas!

Pero, qué les pasa a mis piernas? Miro el reloj. No puede ser que en 40 segundos mis piernas hayan decidido que no pueden más. Estoy aspirando aire! Y el corazón está bombeando a una velocidad tremenda! Todo indica que les tiene que estar llegando oxígeno como para hacer un festín! Pues no sé muy bien la razón pero están enviando información al cerebro de que a ver cuándo termina el suplicio, que no están dispuestas a llevarme muy lejos.

En ese momento aflora el orgullo. No puedo parar ahora. He adelantado a dos grupos de personas. Me verán pararme sofocada. No puedo dar la impresión de que estoy tan baja de forma. Así que, por orgullo, decido seguir corriendo. "Bah, esto debe ser la pájara esa de los deportistas" e intento ignorar las angustias de mi organismo. "Si consigo superar esto, el resto irá solo". Pues no. No va solo. Son necesarias las piernas para ir. Y las piernas han decidido de común acuerdo que no quieren correr más.

El cerebro, muy sabio él, me devuelve un poco de cordura mediante una pregunta:
¿Qué haces corriendo si no puedes ni con el walkman?

En ese momento, mis piernas dan la respuesta: paran, se doblan y me encuentro sentada en el suelo. La respiración se dispara aún más y veo cómo poco a poco me van dejando atrás los dos grupos de personas que he adelantado.

Miro el reloj. Un minuto.

martes, 7 de octubre de 2008

Telecinco, esa cadena basura...

Desde aquí mi apoyo al profesor Neira y a su familia.

Doloroso es ver cómo un familiar se debate entre la vida y la muerte por haber defendido a una mujer de lo que supuestamente era una agresión de género pero más doloroso aún es ver cómo tal personaje (no me atrevería a llamarla "mujer" después de lo que ha salido de su boca) se pasea por los platós de televisión forrándose. 72000 euros se metió en el bolsillo en una de sus apariciones. Aunque no es la única que se está forrando. A la cadena le está saliendo rentable mostrar en público a semejante personaje.

Violeta, cállate. Deja de pasearte por los platós, por los programas, como si fueran una pasarela. Respeta el dolor de esa familia y deja que la poca gente buena que hay en esta sociedad (que tachamos de individualista y fría) y que tiene el coraje de arriesgar su vida por los demás reciban sólo felicitaciones. Tus palabras sólo nos llevan a, ante una injusticia, mirar con recelo y pensarse si exponer la vida para que la persona a la que estamos ayudando nos diga que nos metimos donde no nos llamaban, que allí no estaba habiendo ninguna agresión,... Incluso criticar que concedan la cruz del mérito...

Telecinco, deja de ofrecer morbo en el circo de la tele. Vuelve a tus programas insulsos de cotilleos, a tus concursos estúpidos, pero no pongas un micrófono a un personaje de este calibre.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Pulseras anti-mareo

Acostumbro, en los viajes largos en coche, a marearme. De siempre he tenido que tomar la famosa Biodramina para el mareo. Antes de irme al pueblo de vacaciones, encontré en una tienda unas pulseras anti-mareo.

Según decía la caja, se ponía una pulsera en cada muñeca, situando una media bolita que lleva sujeta en la cara interna en la cara interna del brazo presionando determinado punto. Con gran escepticismo me compré las pulseras. Por probar que no quede... Total, así evitaba tener que tomarme una pastilla. Y probé. Y funcionó. No sé si por sugestión o qué pero lo cierto es que llegué con el estómago en condiciones a mi destino.

El Sapo

Última semana de agosto. Fiestas en mi pueblo. Atracciones de feria. Y de entre todas ellas... el Sapo. Ha habido un antes y un después de aquella noche...

El Sapo es una atracción de feria en la que la gente, sentada de tres en tres en vagonetillas, se pasa cinco minutos dando vueltas, subiendo y bajando a modo de saltos. No sé si la dinámica del cacharro será igual en todas las ferias pero en mi pueblo se saltaba hacia adelante, luego había una parada y salto en el sitio y después se seguía saltando hacia atrás para luego volver a saltar hacia adelante. Pues eso. Casi cinco minutos de salto.




Visto desde el suelo, la atracción no parecía que fuera para tanto. La gente parecía incluso aburrida de tanto salto y sin poca emoción. "Nos subimos, no nos subimos", "A que no hay valor", "Yo no seré la que se raje" .... Compramos los tickets. Y nos los guardamos en los bolsillos. Realmente no había valor.

Nuevo pique y al final pensando (más bien pensando yo) que la cosa no era para tanto decidimos montarnos mi hermana, mi primo y yo.

Fue al verme subida en la vagonetilla, con el seguro echado, cuando me empecé a dar cuenta del error que había cometido. Pero ya era tarde para echarme atrás y además asomó un orgullo que me impidió rajarme en el último momento...

Pero cuando eso empezó a moverse... Y empezó a subir... Y empezó a bajar... Y mi estómago hizo el mismo movimiento... Yo empecé a gritar.

Al principio me sentí acompañada con algún grito más pero luego me quedé sola. Instintivamente me agarré con las dos manos a la barra como si me fuera la vida en ello, cerré los ojos y empecé a gritar al ritmo de los saltos del sapito.

Poco a poco y debido al giro, mi hermana que era la que más al interior iba, comenzó a desplazarse hacia mi lado. Aunque yo iba agarrada a dos manos a la barra, no pude evitar desplazarme hacia mi izquierda y al final los tres nos fuimos apretujando en el lado exterior.
Mi primo era el que más al borde iba, así que comenzamos a aplastarle. El pobre gritaba: "Duele, duele!!" pero poco se podía hacer para evitarlo. Lo malo de ir apretujados no era sólo el dolor de ir unos encima de otros sino que mis gritos se oían más cerca del oído cada vez...

El tiempo pasa lento, muy lento, cuando quieres que algo se acabe. Y yo gritaba y gritaba y la boca se me secó de llevarla abierta con el viento de cara. Y aquello seguía dando vueltas, y luego paró y empezaron los saltos en el sitio.

Aprovechando el parón del giro intentamos recolocarnos para dejar de aplastarnos. Como pude, y mientras seguía agarrada a dos manos a la barra y con los ojos cerrados, entre grito y grito intenté recuperar mi posición central en la vagonetilla. Y el giro comenzó de nuevo. Y con él las risas de los demás... Y con ellas mis gritos.

Mi hermana y mi primo me animaban a soltarme de la barra y llevar los brazos en alto como llevaban ellos... Y el resto de gente en la atracción... Casi les araño. Allí, hecha una bola y agarrada a la barra con los ojos cerrados suplicaba que aquello acabara pero aún quedaban las vueltas hacia atrás.

Y fue cuando me di cuenta de que me escurría por debajo de la barra. Intenté recolocarme pero allí no había quien permaneciera en su posición elegida. Así que me centré en agarrarme todo lo más fuerte que pudiera a la barra, seguir gritando con los ojos cerrados y suplicando en silencio que aquello se parara.

Y aquello paró. Pero yo sabía que aún quedaban los saltos en el sitio de nuevo y el giro hacia adelante. Y para entretenerme empecé a contar los saltos que daba, acompañándolos de un grito.
Lo menos conté quince...

Cuando la cosa dejó de dar vueltas y la barra nos dejó libres, salí echando pestes de aquella cosa infernal, mientras a duras penas intentaba caminar apoyándome en mis temblorosas piernas. Lo malo es que además de aguantar el viajecito tuve que aguantar las risas burlonas de mis acompañantes, ya en tierra.

Y no sólo eso. Una semana después aún tenía agujetas en los brazos de agarrarme a la barra, el dolor de trasero y caderas, y las agujetas en las piernas. Menos mal que la contractura de un lado de la espalda y el dolor en el otro lado desaparecieron a los cuatro días. El moratón del pie (al que aún no encuentro explicación) aún me acompaña.

Condenado sapo...

Grado en Psicología (UNED)

Hoy me acabo de enterar que el cambio a Grado en Psicología (el nuevo cambio de planes de estudio para equipararnos) en la UNED está programado para el curso 2009-2010. En ese curso se implantará en primero y cada año un nuevo curso se sumará al cambio.

Teniendo en cuenta que voy cogiendo de dos en dos asignaturas, me pilla seguro. Lo bueno es que ahora se reduce a cuatro años la carrera por tanto si sigo de dos en dos asignaturas... en unos quince años puedo tener el título. Es lo que tiene hacer las cosas por amor al arte...

Por primera vez en mi vida...

Allí he pasado la primera semana de agosto. Ha sido un viaje muy especial para mi por la cantidad de cosas que he hecho por primera vez en mi vida.

Mi primer vuelo en avión: Después de haber estudiado aeronáutica y de estar trabajando en el mundo aeronáutico, reconozco que nunca me había subido a un avión que hubiera despegado. En tierra he subido a varios, pero nunca había volado. Ha sido de lo más emocionante del viaje. Me tocó ventanilla y fui con la cara pegada al cristal durante todo el vuelo. Tan sólo separaba la cara para limpiarme las lagrimillas que se me iban escapando.

La primera vez que estaba en una isla: Como nunca había viajado en avión, no había tenido posibilidad alguna de ver alguna isla. Muy emocionante hacerlo desde un avión.

La primera vez que hacía snorkel: Lo de nadar no es lo mío. Reconozco que nado lo justito como para no ahogarme. De pequeña mis padres me apuntaron a todos los cursillos de natación que había pero no consiguieron que hiciera un largo sin llegar un corcho entre las manos para no hundirme. Lo de abrir los ojos bajo el agua, meter la cabeza bajo el agua sin taparme la nariz, bucear... Eso ya ni por asomo...

Así que el primer día que me puse las gafas, el tubo y las aletas tuve que acostumbrarme al nuevo medio. Al principio me dio un poco de impresión pero conseguí adaptarme y empezar a nadar con el equipo. Así pude ver pececillos, plantas, erizos de mar, un pulpo, ...

La primera vez que estoy en el agua sin hacer pie: Este verano ha sido el primer verano en el que me dedico a nadar por las zonas donde no hago pie. Como el agua me gusta poco, nunca me movía de aquellas zonas en las que hacía pie. Y claro, para hacer snorkel me he movido por zonas con más profundidad de la que estaba acostumbrada.

La primera vez que comía kebab: Y estaba bueno, la verdad.

La primera vez que participaba en una torre humana en el agua: Nunca me había subido a hombros de nadie para hacer una torre humana. Al principio me causó impresión estar tan alta y me costaba mucho subirme pero al final lo hacía como si me hubiera dedicado a eso toda la vida. Nos lo pasamos genial con las torres.

La primera vez que estaba en una playa semi-nudista: En Menorca no hay playas para nudistas y playas para textiles. En la misma playa puede haber nudistas y textiles. Yo siempre iba a playas textiles y me resultó chocante estar con nudistas. Aún fue un poco más brusco cuando mis amigos decidieron practicar nudismo. Al principio estaba muy cortada pero me acabé acostumbrando y al final no me chocaba en absoluto. De todas formas no me uní despojarme de mis vestimentas.

Mi primer baño de barro: Viene muy bien para la piel pero en qué hora se me ocurrió untarme de barro con el bikini puesto... Después del sexto lavado con detergente aún soltaba el agua marrón pero la piel se me quedó muy suave, eso sí.

Exámenes

Hoy he terminado. Al final me he presentado a dos asignaturas de las tres que tenía este año. He tenido examen ayer y hoy.

El examen de ayer me salió mejor que el de hoy y eso que me lo había preparado en cuatro días...
A punto estuve esta mañana de no presentarme al examen pero al final fui. Tenía aprobado el primer parcial y al menos tenía que intentarlo aunque no estoy muy contenta de haber ido llevándolo con alfileres.

Y hoy para celebrarlo me he quedado en casa tirada en el sofá, comiendo helado, jugando a los catanes online, viendo tele... Con lo de los exámenes no tenía tiempo para pensar en otra cosa que no fuera estudiar y ni me planteé preparar una salida para el sábado por la noche así que he aprovechado el "no preparar nada" para dedicarme a la vida contemplativa.
Y qué bien me ha venido...

miércoles, 23 de julio de 2008

Vuelta al blog

Vaya... Cómo pasa el tiempo. No me daba la sensación de que hiciera tanto tiempo desde mi última entrada...

Y sí, últimamente tengo la sensación de que el tiempo se me escapa, pasa muy rápido. Cada vez más. Dicen que es síntoma de que te vas haciendo mayor... No sé. Quizás siempre fue tan rápido pero es ahora cuando me doy cuenta.

En estos meses han pasado muchas cosas. El agobio de mayo en el curro pasó y la tranquilidad duró muy poquito porque ya volvemos a tener estrés. Yo tenía la idea de que en agosto todo el mundo se iba a la playa y el país se paralizaba. Pues no. Hay gente que sigue trabajando. Mi equipo, por ejemplo. En septiembre tenemos que entregar un documento que requiere cierto tiempo de preparación y si no nos queremos quedar sin días de descanso, tenemos que hacer el trabajo a una velocidad proporcional a los días de descanso que queremos, o sea, a la velocidad del sonido. Qué digo del sonido... de la luz.

Aparte del curro hay buenas y malas noticias. Una de las malas noticias es que una amiga se me marcha al extranjero. Y las ha habido más tristes pero prefiero dejarlas en mi interior.
También las ha habido muy buenas. Pero también prefiero reservármelas porque son muy personales.

Y por otro lado y aunque no lo parezca, sigo yendo al gym, a ese gym de barrio que cada día me sorprende más. Y procuro ir a las reuniones alternas de los viernes aunque a veces falle, y ya estoy preparando el viaje a la asamblea en septiembre. Veré Pamplona donde nunca he estado.
Y... Y... Y... Y mucho más.

sábado, 24 de mayo de 2008

Pero qué he hecho?

Sí, ya es tarde para arrepentirse. Me he vuelto a apuntar al gimnasio. Mi última vez supuso dos semanas de gimnasio (tuve que dejarlo por mis múltiples achaques).

Después de dos meses de evitar incluso pasar por la puerta, he vuelto.
Misma cuota, mismo monitor, misma tabla, mismas agujetas,... Lo único que cambia es que está aún más petado el gimnasio que la última vez. Hay un montón de gente apuntada.
Creo que lo llaman "operación verano".

Bajé a apuntarme sin pensármelo dos veces. Si lo hubiera meditado no lo habría hecho. Al día siguiente fue cuando me planteé la pregunta: "Pero qué he hecho?" Vuelvo a ser esclava del gimnasio. Ya no tendré tardes libres. Cada tarde, a la misma hora, tendré que agarrar la mochila y pasar hora y media en el mismo sitio, levantando peso muerto. Empezaré a llamar al gimnasio "gym". Me descubriré mirándome en los espejos desde todas las perspectivas buscando resultados. Estaré pendiente de si la chicha empieza a estar prieta, si los biceps se empiezan a marcar, si estoy más fuerte que el día anterior, ... Y llegará el día en que si falto al "gym" me sentiré culpable.

Pero qué he hecho...

sábado, 26 de abril de 2008

Prisas y subscripciones

Tengo una mala costumbre que es ir con prisa y algo que detesto que es no aguantar que me paren por la calle para pedirme que me subscriba a algo.


Ir siempre con prisa es una mala costumbre que debo erradicar. Y es que eso de querer hacer en poco tiempo un montón de cosas no me da buen resultado. Primero porque me estreso y segundo porque me deprimo cuando veo que no hago todo lo que tenía programado.


Lo de que me paren en la calle para pedirme que me subscriba a algo es una cosa que llevo mal. Lo siento por toda esa gente que se gana la vida de esa manera. Por ellos intento ser lo más cortés posible.


El sábado coincidieron las dos situaciones: prisas y persona que me para para pedirme que me subscriba. Suelo decir que ya estoy subscrita, que recibo mensualmente la revista y que estoy muy contenta con mi subscripción y da resultado.

Sin embargo me asaltó en un momento en el que tenía la mente ocupada. Cuando estoy pensando en algo para tomar una decisión me vuelvo una especie de sumidero de pensamientos, la mirada se me vuelve perdida y todo lo de mi alrededor desaparece... menos aquella persona insistente que reclamaba que mi mirada emergiera para verla a ella y que saliera de mis pensamientos para prestarle atención. En el momento en el que vio que yo asomaba de mi cueva y empezaba a tomar conciencia de su presencia, intentó acapararla toda haciéndome preguntas rápidas, no dándome tiempo a contestar. Mi mente, un instante antes, estaba intentando tomar una decisión; ahora además de seguir teniendo que tomar una decisión tenía que tener una idea brillante para acallar aquel interrogatorio de una forma cortés.

Lo único que se me ocurrió fue decir que visitaría la página web de la asociación y, con tiempo, me informaría de su actividad. Pensaba yo que eso satisfacería a la persona que tenía enfrente. Nada más lejos de la realidad.

"Ah, qué bonito. Vas a mirarlo por internet... Y para qué estoy yo aquí entonces?"

Qué complicado es decir no cuando se quiere ser cortés.

martes, 22 de abril de 2008

Llegar y besar el santo

Qué buena frase pero mejor aún es la sensación que te queda después de que te pase porque eso son cosas que pasan sin que las tengas que buscar.

Sala de espera. Un nombre muy bien escogido. Una sala donde lo que se hace es esperar. Esperar y esperar. Y desesperarse esperando. Como siempre están abarrotadas de gente. Gente que espera. Y que se desespera esperando. Y allí, a una de esas salas repletas de gente que espera, llego yo, para sumarme a ellos. Busco hueco y me dispongo a iniciar mi sesión de espera.

Te sientas, porque ya das por hecho que el verbo esperar alude a una acción que se va a prolongar en el tiempo con carácter indefinido. Recorres con la vista de una pasada la gente que te acompaña en la espera. Mirada rápida. Luego miras el techo todo alto, miras el pasillo todo largo, te lees los carteles con gran interés, miras la ventana para ver el paisaje, miras el móvil por si te ha llegado algún mensaje. Y vuelves a repetir todo el proceso reparando cada vez en más detalles. Miras a la gente e intentas deducir cuál de ellos será el primero en dejar de esperar, miras el techo y ves qué blanquito está, miras el pasillo y te fijas en las baldosas que tiene, miras los carteles e intentas ver si eres capaz de leer la letra pequeña desde donde estás, miras la ventana fijándote en cómo avanzan las nubes, miras el móvil por si en este rato te hubiera llegado algún mensaje. Tras un buen rato, comienza el nivel de desesperación, lo que añade un nuevo matiz al ciclo de observación. Vuelves a mirar a la gente y reparas en los calcetines de rayas de el de enfrente, ¡qué hortera!, vuelves a mirar el techo y empiezas a descubrir que no está tan blanquito, ¡ya podían haber pintado!, vuelves a mirar el pasillo, ¡pues no es tan largo como parecía hace un rato!, vuelves a leer los carteles, ¡pero si está amarillo! ¡ya podían cambiarlo!, vuelves a mirar la ventana, ¡lo que me faltaba, seguro que llueve!, vuelves a mirar el móvil, ¡nadie se acuerda de mi!, y vuelves a repetir todo el proceso. A veces incluso se puede llegar a compartir el nivel de desesperación con los compañeros de espera en la típica conversación de gente que espera.

Como ya deduzco por la cantidad de gente que hay que la espera va a ser larga, e intentando evitar entrar en el ciclo de desesperación, nada más sentarme procedo a sacar del bolso un libro e iniciar la lectura con la intención de que el tiempo de espera sea provechoso. Porque no hay nada más aburrido que esperar sin hacer nada más que esperar.

En ese instante la puerta se abre. Esa puerta que marca el final de la espera del afortunad@. Todos escuchamos atentos la llamada al fin de la espera, una voz dice un nombre, el nombre de la persona afortunada, la que seguramente más tiempo lleva en la sala esperando, la que seguramente ha alcanzado a ver las bolitas en las rayas de los calcetines de el de enfrente y se está desesperando queriendo arrancar ese dichoso cartel de la pared que ya se sabe de memoria mientras se resiente de sus posaderas ya cuadradas de estar en esos asientos tan antianatómicos durante tanto tiempo, ese nombre que... ese nombre que... ¡es el mío! Cierro el libro, me pongo rápidamente en pie y desaparezco por la puerta lo más rápidamente posible. No puede ser que haya llegado y haya besado el santo.

En la vida todos tenemos nuestro momento de sentirnos agraciados.

lunes, 21 de abril de 2008

Y si es posible con una sonrisa

Hace bastante que no me siento a ver la tele. Dejé de hacerlo cuando empezó a haber internet en mi casa. Estoy igual, sentada delante de una pantalla pero al menos internet es más variado que la tele.

El viernes fue una excepción. Aunque había quedado con unos ex-compis de curro tuve que faltar a la cita porque tenía los ojos pochos y no quería meterme en un ambiente cargado de humo. Me senté en el sofá a descansar y me encontré cara a cara con una tele que poco parecía poderme ofrecer.

El programa de Antena 3 del viernes por la noche seguía siendo tan patético como lo recordaba. Personas aireando su vida personal, periodistas que reconocían que invitados que acudían al programa tenían todos los síntomas de padecer enfermedades mentales pero no por ello dejaban de ser invitados al programa. El último número de ese circo fue la oportunidad que se concedió a los espectadores de apadrinar un friki.

En paralelo se emitió en la 2 una película que me interesó mucho más:
"Las alas de la vida".

Es un largometraje documental sobre Carlos Cristos, un médico que padece una enfermedad terminal.

Las alas de la vida

Lo que más me caló fue la frase "y si es posible con una sonrisa"; el documental está basado en que se puede luchar siempre con una sonrisa.

viernes, 18 de abril de 2008

Esos cansinos

Hay personas que buscan constantemente ser el centro de atención. No importa el momento. Demandan atención para sentirse importantes. Sólo se sienten vivas si la gente repara en ellas. Y muchas veces caen en el rollo victimista para atraer la atención. Se centran en que todo a su alrededor es negativo, todo es una conspiración contra ellas.

Si Pepito dijo es porque quería decir de mi que... Si Pepito hizo es por aquello que hice yo... Y les cuesta entender que Pepito puede hacer o decir cosas no relacionadas para nada con ellos.

Pienso que es gente con poca seguridad, muy influencia por querer importarle a la gente. Deberían vivir la vida con la única meta de ser felices por ellas mismas no por ser importantes en la vida de los demás con un cierto sentido egoista.

Cómo sobrevivirían en una isla desierta, con ellos mismos como única compañía?

Qué cansinos... cómo desgastan...

jueves, 17 de abril de 2008

Momentos de nostalgia

Hace poco recibí el mail de un amigo. Se va a casar.

Cómo pasa el tiempo. Sentí ganas de volver a aquel bar en el que nos reuníamos los tres amigos de la uni los viernes por la tarde. Nos juntábamos a charlar de todo. A poner verdes a los profes, a hablar de nuestras rarezas, a hablar de física, a hablar de lo que nos preocupaba, a hablar de nuestros ligues... Y sobre todo a echarnos unas risas.

Éramos muy distintos pero allí estábamos los tres.

Hace tiempo que no nos vemos. La vida va cambiando y uno de ellos, el que soñaba con viajar, se fue a Alemania y ahora se va a casar. El otro por problemas está lejos.

He vuelto a ese bar. He vuelto a sentarme en aquellos sillones en los que pasamos tantas tardes, los tres (o más porque al final se animaba a venir más gente pero sobre todo los tres). Y les eché de menos. Y deseé, por un momento, que estuviéramos los tres allí. Pero el tiempo pasa y hace que todo vaya cambiando aunque aún tengo la esperanza de que algún día volvamos los tres a aquel bar, a sentarnos en aquellos sillones, los tres, con un café bombón, una coca-cola y un San Francisco.

domingo, 30 de marzo de 2008

El Chikilicuatre y Dustin, el pavo de Irlanda, hermanados

El programa de Buenafuente ha hermanado al Chikilicuatre (representante de España en Eurovisión) y al pavo Dustin (representante de Irlanda en Eurovisión).
Todo un acontecimiento.

martes, 25 de marzo de 2008

Irlanda, qué gran país!

Image and video hosting by TinyPic Irlanda.
Ese país que presenta a Eurovisión una canción cantada por un pavo,



y le busca novia a un muñeco de bolsa de patatas fritas.

Image and video hosting by TinyPic

Quién es Mr Tayto?

Mr Tayto busca novia

Qué gran país, Irlanda.

Y nosotros retocando la canción del Chiki Chiki. Nos van a ganar a frikis!

Versión final del Chiki Chiki

Han retocado la canción del Chiki Chiki para el concurso de Eurovisión.
Así es como va a sonar:



A mi me gustaba más la versión original...

lunes, 24 de marzo de 2008

Marcos, expulsado de Fama

Image and video hosting by TinyPic
Su última coreografía:

Libros gratis: Juegos de ingenio

En este blog hay links a páginas donde conseguir libros gratis en formato pdf con juegos de ingenio, acertijos o recreaciones matemáticas.

http://juegosdeingenio.org/archivo/537

Cómo superar una ruptura de pareja

Una ruptura de pareja es algo complicado de superar.

A todos los "leaves" (término con el que se denomina a "los dejados") que busquen en internet ayuda para salir del agujero les recomiendo que visiten el siguiente blog:

http://rupturapareja.blogspot.com/2007/07/prioridades.html

Está basado en la vivencia real de un "leave" que finalmente superó la ruptura, cerrando en ese momento el blog.

Posteriormente se abrió un foro de "leaves" donde unos a otros se animan y ayudan a superar el problema.

Foro Ruptura De Pareja

domingo, 23 de marzo de 2008

David Copperfield - Death Saw

Para mi es el mejor.

Sábado de magia

El sábado estuvimos en un espectáculo de magia en la Plaza de las Artes.
Los magos que actuaron fueron Miguel Ángel Gea y Felipe Ferrante. Me lo pasé genial.
Os lo recomiendo.

Plaza de las Artes

La primera fila os asegura la participación en el espectáculo ;)

martes, 18 de marzo de 2008

Juegos gratis (Print and Play Games)

En esta página se pueden descargar juegos gratis mediante archivos pdf para imprimir:

Print & Play

Apoyando a Marcos, concursante de Fama

Desde mi blog quiero apoyar la permanencia de Marcos en la academia de Fama.
Tras este muchacho se esconde una amplia formación en danza:
Flamenco, ballet clásico, danza española, bailes de salón.

Ha habido ya varios expulsados pero Marcos sigue dentro.
Ánimo Marcos! Estamos contigo!



Más información sobre Marcos (versión extendida del vídeo).

lunes, 17 de marzo de 2008

Peter Callesen

Invito a echar un vistazo a la página de Peter Callesen.
Es impresionante lo que hace con papel.

Peter Callesen









Recortables 3D: Castillos

En esta página hay recortables de castillos.

Castillos

Recortables 3D: Edificios medievales para D&D

En esta página se pueden encontrar recortables de edificios medievales para ambientar una partida de Dungeons & Dragons.

Recortables edificios medievales

miércoles, 12 de marzo de 2008

Complejo de camello

Soy una polienferma con complejo de camello.

Un camello se distingue por tener dos protuberancias con reservas de agua. Pues hoy he descubierto que tengo un gran parecido a los camellos... Le digo adiós al presunto fibroadenoma y saludo a mis nuevos amiguitos: los quistes acuosos.

Breve resumen: el domingo me detecto un bultito en el pecho izquierdo. Voy a urgencias y me indican que puede tratarse de un fibroadenoma. Me dan un papel para que pida una ecografía urgente y cita para el ginecólogo urgente.

El lunes mi padre, para evitar que tuviera que perder día de curro, va a pedirme la cita y le dicen que me llamarán el martes o el miércoles para darme día.

El martes por la tarde noto que el bultito es un bulto y vuelvo a urgencias. Allí me preguntan por la ecografía y alucinan cuando les digo que aún estoy esperando la llamada para darme cita.
Me dicen que sin la ecografía no pueden decirme nada más, que allí no me la pueden hacer, que me la tienen que hacer en mi centro de especialidades, siguen llamando al alien "fibroadenoma" y me dan otro papel con otro "urgente" más urgente que el de antes para que vuelva a meter presión a los de mi centro de especialidades para que en el plazo de esta semana me hagan la ecografía y además me vuelven a pedir cita urgente para el ginecólogo.

Así que esta mañana me he plantado a primera hora en el centro de especialidades para conseguir mi cita urgente. Y lo he flipado en colores...

Para empezar lo que hicieron el lunes fue sacar una fotocopia del papel donde decía "ecografía urgente y cita con ginecólogo urgente", se lo habían dado al ginecólogo y me iban a dar cita para el ginecólogo a la espera de que él me mandara la ecografía, una ecografía que me estaban demandando de forma urgente desde urgencias.

Por otro lado el ginecólogo esta semana no estaba así que la "ecografía urgente" se distanciaba en el tiempo.

Me ha costado hacerle entender a la señorita del mostrador que la ecografía es urgente y que tenía que estar esta semana independientemente de la situación geográfica y física del médico y de su parecer pues tres médicos ginecólogos también me habían visto en urgencias y demandaban esa ecografía.

Cuando ya parece que la señorita del mostrador ha captado la idea, desaparece para intentar solucionar el asunto.

Cuando vuelve me dice que no me pueden hacer la ecografía porque necesito el volante del médico y yo no lo traigo. :? Es decir, llevo dos papeles de urgencias con un "urgente" y un "más urgente" y necesito el volante de un médico para que me hagan la prueba. Vuelvo a convencerla de que necesito esa prueba de forma urgente porque no me gustaría llegar a tener un problema grave en un pecho por culpa de la falta de un papel y es cuando me pregunta:
"Ah, pero es una ecografía mamaria? Yo pensaba que era vaginal. Eso cambia las cosas."

"Esta es lerda" pensé yo. Tiene delante dos papeles de urgencias hablando de exploración mamaria, fibroadenomas en mamas y lee "vagina".

"Es que yo soy administrativa y a mi me tienen que poner las cosas más claras"

"Sí, va a ser que es lerda".

Total que se vuelve a pirar con los papeles y vuelve con un volante de médico, el papel tan importante, la llave de todas las puertas, que había conseguido en un momento.

"Pues has tenido suerte. Porque he ido a hablar con el Dr..... que es muy majo y te la va a hacer"

"Ah, muchísimas gracias. Beso sus pies y los del Dr en cuestión por tan grato favor". Yo pensando que el "urgente" de una consulta de urgencias es el salvoconducto y ahora resulta que todo depende de la buena voluntad de un buen doctor que accede a hacerme la prueba por ser una bellísima persona en su vida personal.

Ahora puedo sonreir con mis resultados en la mano. A última hora de la mañana conseguí que me hicieran la tan urgente ecografía. Y ya vi la cara del alien. No es un fibroadenoma. Es un quiste acuoso. Bueno, son varios quistes acuosos, y en las dos mamas. Al ser agua pueden crecer rápidamente de tamaño como está siendo el caso.

Lo que son las cosas: unas chicas poniéndose prótesis de silicona y yo con prótesis naturales de agua. Pues eso, como los camellos...

martes, 11 de marzo de 2008

Ilusión óptica 3D recortable: Dragón que te mira

Este recortable me lo pasó Gorpik y me encantó.

Recortable de dragón

El resultado es este:



Me encanta :)

Triste récord

Vuelve el contador a cero. Acabo de volver de urgencias. Cuatro veces van ya. Triste récord que no me habría gustado batir.

Y es que mi supuesto fibroadenoma ha aumentado de tamaño. En urgencias no pueden hacer nada más por él y estoy a la espera de la cita para la ecografía "urgente" que aún no me han dado. Así que me han dado el "más urgente todavía" para que vaya a meter presión para que me den YA la cita.

Me dicen que supuestamente es un fibroadenoma pero no me tranquiliza hasta que no le echen la foto y con ella en la mano me lo aseguren. Si es un fibroadenoma ya estoy sentenciada a un pinchazo para su extracción.

En un momento he pillado un buen estado de nervios.

No sé si conseguiré tranquilizarme en la situación en la que estoy.

Y es curioso que en ese estado de nervios, en la sala de urgencias, lo único que pensaba era en todas las cosas que no había hecho en algún momento, todo lo que no había dicho en algún momento. Todo se volvió relativo frente al miedo a lo desconocido. Ya no había prejuicios ni normas sociales. Ya no había orgullo ni estrictas normas que cumplir a la hora de actuar. Desapareció la cabeza con su "saber estar" y el corazón reclamó su sitio para mostrar que lo importante es el hoy, el presente, lo que se hace ahora, lo que se siente ahora, lo que se dice ahora. El "ahora" es lo importante porque no sé si mañana estaré de nuevo sentada en una sala de urgencias.

Technoviking

Ya hace tiempo que apareció el Technoviking. Este finde hablábamos de él acordándonos de lo bien que lleva el ritmo. A mi me dejó sorprendida la primera vez que vi este vídeo así que me parece justo que tenga su sitio en mi blog.



En el menú de youtube aparece alguna otra versión.
El ritmo es único. Pega con cualquier canción!

Hemorroides interna

Con esta entrada doy por clausurado el consultorio médico.

También he padecido en silencio una hemorroides interna. Y tan en silencio que sólo me la detecté por el sangrado al pasar al w.c. La muy pillina estaba por dentro y no daba ninguna otra señal más que un aspecto gore en el w.c.

Si alguien busca información sobre el tema:

Hemorroides

En mi caso el procedimiento ha sido el siguiente: al ver que sangraba me fui a urgencias (desconocía la causa porque exteriormente no tenía nada). Tras la exploración (bastante desagradable, no entro en detalles) me diagnosticaron una hemorroides interna. Ha estado sangrando intermitentemente durante unos cinco días. Me dijeron que si sangraba bastante me dirigiera de nuevo a urgencias para que me realizaran un análisis por si me bajaba algo.
No lo he creído necesario en mi caso pues remitió.

Aparte no he tomado nada ni he hecho nada especial.
Me han mandado al médico del aparato digestivo para una prueba.

Fibroadenoma de mama

Gracias a mis achaques podría convertir mi blog en una especie de consultorio médico pero no sé ... no le acabo de coger el gustillo al asunto...

Aún así, por si alguien está buscando información sobre los fibroadenomas que siga leyendo.

El domingo me detecté un bultito en el pecho.
En urgencias me dijeron que se trataba de un fibroadenoma. Es irremediable echarse a temblar en el momento en el que una se lo detecta pero luego te dice la doctora:
"Bah, eso es normal. Yo también tengo" y entonces te entra una tranquilidad...
Ella también tiene... :/

Aquí os dejo unos links de información:

http://www.saludalia.com/docs/Salud/web_saludalia/tu_salud/doc/mujer/doc/doc_fibroadenoma.htm

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007216.htm

Al parecer es algo corriente en chicas de menos de 40 años.

En mi caso ya hace unos años me detectaron otro.

El procedimiento a seguir es el siguiente: de urgencias me mandaron al ginecólogo para que me haga una ecografía. Me hará un seguimiento y, en caso necesario, lo extirpará.

En la anterior ocasión me lo extirparon con una aguja y posteriormente lo analizaron.
De eso hace ocho años. Y ahora me ha salido otro en otro sitio. Me han dicho que soy propensa a que me aparezcan fibroadenomas. Vaya. Qué suerte.

Polienferma

Así me llama mi hermana. Y es que en una semana he visitado tres veces urgencias con achaques varios.

La última vez el domingo con otro nuevo achaque y además cojeando porque el sábado me caí patinando y me fastidié la rodilla.

Por un momento pensé que me iban a sacar una silla y me iban a decir que me quedara allí sentada y conforme me fuera notando algo nuevo lo fuera relatando en tiempo real.

Ahora tengo dos pases VIP preferentes para dos especialistas distintos más la visita al dentista. Cuando acabe, espero no tener que ver más batas blancas en una buena temporada.

Ya la situación se va normalizando. Llevo dos días sin pasar por urgencias.
Gorpik, para que luego te quejes de achaques. A ver si superas esto ;P

lunes, 10 de marzo de 2008

Baila el Chiki-Chiki (Rodolfo Chiquilicuatre)

Desde mi humilde blog todo mi apoyo a la grandísima canción que nos va a representar en Eurovisión. Ya era hora de empezar a mandar canciones más en la onda de lo que es el concurso.

sábado, 8 de marzo de 2008

Qué duro se hace...

Son las 13:45 de un día de diario. Estoy en la oficina, de vuelta del comedor. Es la hora de la sobremesa. Los compis del curro y yo aprovechamos para echarnos unas risas. De qué hablamos? De todo un poco. De qué simples son los chicos, de qué complejas somos las chicas, de cotilleos, de cómo anda Willy (o cómo no anda porque aún no ha echado patas...), ... Hasta ahí todo bien.

Después me siento en mi sitio y abro la sesión del ordenador. Empiezo a currar. Me entran las prisas por hacer en unas horas lo que no me ha dado tiempo a hacer por la mañana. Y vaya si me cunde! Pero me cunde el rato que va de 14:00 a 14:30 porque a las 14:30... a esa hora... no sé qué ángel pasa por la oficina que deja todo en silencio, hace que mis párpados pesen, que alegres pensamientos lleguen a mi mente... y sin darme cuenta ya tengo los ojos cerrados.

Un fuerte sonido me devuelve a la oficina. Es mi compi que me ha visto dar una cabezada y me despierta dando golpes en su torre del ordenador disimuladamente.

Rápidamente reacciono. Enderezo mi espalda que ya había adoptado una forma curva y cómoda propicia para una siesta.

Y cómo me vuelven a pesar los párpados... y qué alegres pensamientos me invaden...
Con grandes esfuerzos consigo despegar mis pestañas, las del párpado superior de las del inferior... Vuelvo a enderezar la espalda. Clavo la vista en el ordenador. Y los alegres pensamientos vuelven a mi mente esta vez enlazados con la tarea que estoy realizando. Vuelvo a oir un golpe en la torre del ordenador de mi compi. Y me doy cuenta de que los sueños se han vuelto tan reales que incluso he abierto una aplicación y estoy tecleando algo sobre prados y vacas...

Esbozo una sonrisa y cierro la aplicación. Ya no sólo me pesan los párpados. Ahora me pesa la cabeza. "Mejor leo, así me puedo sostener la cabeza". Grave error. Coloco los papeles, me sostengo la cabeza con las manos y al rato golpe en la torre del ordenador de mi compi. Nada, no hay manera.

"Un caramelo. Seguro que si estoy comiendo no me quedo dormida." No un caramelo. Tres caramelos seguidos. Conseguir mantenerme despierta a la hora de la siesta me va a costar una caries. Se acaban los caramelos y el sueño que aguarda paciente al acecho esperando su oportunidad vuelve a aparecer. Las vacas, los prados, ... el golpe en la torre del ordenador.

"Ponte de pie y haz como si buscaras a alguien en la oficina" me dice mi compi viendo la dura batalla que estoy librando. Me pongo de pie. Con cara de alelada (la que se me queda con el sueño que me está entrando) busco a alguien. A quién? A nadie pero ahí estoy yo, mirando a todos lados... y con una cara de sueño...

Nada, que no hay manera. Es sentarme, pasar el ángel y salir las vacas y los prados... Me voy a lavarme la cara con agua helada. La cara, el cuello, los ojos...

Y así hasta las 15:00 que es cuando el ángel se va y con él mi sueño siestero.

Pues así todos los días con la diferencia de que últimamente de la primera cabezadita me despierto con las miradas fijas y las sonrisillas de mis compis:
"He ganado la apuesta. Son las 14:40 y ya se ha quedado dormida".

jueves, 6 de marzo de 2008

He aprobado!

Han salido las dos notas de mis exámenes y las he aprobado!
Estoy muy contenta. Voy muy bien. Si sigo así yo calculo que... en doce años tengo el título.

Dibujar manga

Una de mis frustraciones es el no saber dibujar bien. Es cierto que tampoco es que me haya puesto en serio con ello. Ya me han comentado en innumerables ocasiones que todo es ponerse para conseguir dibujar bien pero sigo pensando que es cosa de genes y que en mi cadena no está la combinación necesaria para que yo tenga las cualidades necesarias para ello.

Encontré un tutorial muy bueno para dibujar manga. Hasta de mis manos salió algún dibujo que no estaba nada mal lo cual me llevó a pensar que es un buen tutorial:

Tutorial: Cómo dibujar manga

Willy

En el curro decidimos adoptar una mascota.

Al principio teníamos a Dora. Dora era un hongo que creció espontáneamente en la base interior de una botella de agua mineral de plástico. Empezó siendo un moho pequeño y verde pero creció hasta llegar a apreciarse una base de botella verde fosforito. Mis dos compis y yo la queríamos mucho cada uno a su manera: yo la quería de lejos, ellos de cerca.

La cuidábamos entre todos. La alimentamos con un poco de azúcar, pensando que eso haría que creciera fuerte y verde. La teníamos colocada detrás de la torre de un ordenador no sólo para que estuviera a una buena temperatura sino también para que le llegaran las posibles microondas o chispazos que le pudieran proporcionar inteligencia al más puro estilo de Frankestein.

Todos los días nos preguntábamos por los progresos de Dora y mirábamos el culo de la botella con curiosidad esperando que el verde fuera más intenso y más abundante. Y así la tuvimos con nosotros hasta que un día nos abandonó. No por su propia voluntad como pensaba yo. Yo aposté por que le acabarían saliendo patas y acabaría desplazándose abandonándonos. Pero no fue esa la razón. Sentí pena, la verdad. Sobre todo por no ver cumplida mi pesadilla. Dora desapareció a manos de la señora de la limpieza. Aún lamentamos su pérdida y miramos con rencor a la culpable de su ausencia.

Luego adoptamos una planta. Queríamos algo distinto, algo exótico y plantamos piñones que encontramos en una piña, de vuelta del comedor. Un compi los metió en un envase de yogur entre algodones (eso es cariño) mojados en agua para que fueran agarrando. Y cuando estaban agarrando (ya asomaba un bracito verde) desaparecieron de la mesa donde estaban puestos. La señora de la limpieza debe hacer horas extras escudriñando nuestros sitios.

Ahora hemos adoptado a Willy. Willy creció de forma espontánea, al igual que Dora, en una botella de agua. Pero no es un moho. Es una masa esponjosa a modo de algodón que flota en el agua. Todo parece indicar que se formó a partir de aquarius que dejé en una botella. Guardé la botella en el armario y cuando la saqué al cabo del tiempo descubrí que había nacido Willy.

Al descubrirlo lo primero que pensé fue en hacerlo libre tirando el agua al w.c. para que así Willy llegara al mar pero mis compis se negaron en rotundo, me cortaron el paso y me prohibieron darle la libertad a Willy que sigue dentro de la botella y ocupando el antiguo lugar de Dora.
Willy no es verde. Willy es amarillento. Willy es asqueroso pero ahí está. Estoy segura de que éste sí que va a echar patas...

El nacimiento de Willy ha dado como resultado miles de ideas de proyectos de ciencias entre mis compis. Han pensado en utilizar varias botellas con distintas aguas, entre ellas del grifo de la sala del café. El agua por definición es insípida. La de la sala del café no. De ahí que se piense que es el nicho perfecto para crear vida, quién sabe si inteligente aprovechando la torre del ordenador...

Nos está viniendo muy bien la huelga del personal de limpieza para que Willy crezca libre.

domingo, 2 de marzo de 2008

Cómo puede llegar a cambiar todo en un momento...

El viernes andaba yo echándome unas risas en el curro, cuando en un instante decido ir al baño y recibo la señal de que en mi interior "algo no marcha bien". Entro con una sonrisa y de repente se me corta la respiración, me empiezan a temblar las piernas, el mundo se abre a mis pies, un inmenso vacío aparece... "Algo no marcha bien".


Después del shock me dirijo a mi sitio con la mirada perdida. Hace un momento estaba en el mismo sitio echándome unas risas, ajena a que en mi organismo había "otra clase de fiesta". Hace un momento estaba en el mismo sitio echándome unas risas y ahora me empiezo a estudiar internamente en busca de algún dolor en el que antes no había reparado. Asustada me dirijo al centro médico. "Hay dos posibles causas; lo que tienes que hacer es ir al hospital al salir de aquí y que te lo vean". Al hospital! A urgencias! Estoy grave? Esto es chungo? Las piernas me siguen temblando. Pero si hace un momento estaba en mi sitio echándome unas risas...! Y ahora tengo una invitación a urgencias...

Pues ya estaba la tarde hecha. Llegué a casa, comí y directa a urgencias. Urgencias. Un viernes por la tarde. Qué buena manera de empezar el finde... Está todo el mundo aquí! Sólo faltaba yo y ya he llegado. Tras pasar por la ventanilla me dirijo a una sala de espera. Al rato oigo mi nombre. Qué gore suena el nombre de una en un altavoz de hospital... Paso a la consulta. Una bata blanca. Ahora sí que me encuentro mal. Me pregunta qué me pasa. Se lo cuento. Me toma la tensión.

"Sueles tener la tensión baja?" Tensión? Tensión baja? Pues no sé... Eso es grave también? Debería tener otra tensión distinta a la que tengo hoy? Eso agudiza mi estado?

"Te encuentras mareada?" Mareada? Debería estar mareada? No sé... Yo creo que no pero ahora todo me da vueltas.

En la hoja escribe la posible causa; coincide con una de las que ya me adelantaron en el centro médico del curro, pero a continuación ¡le planta dos interrogaciones seguidas! Pero, cómo? Qué significan esas dos interrogaciones? Ya me había hecho a la idea de que esa era la causa. No me puede crear incertidumbre poniendo dos interrogaciones a continuación!

Me pone una pulsera con mi nombre y me manda seguir la línea azul del suelo. Allí tengo que entregar el papel. La línea azul! Es la de los pacientes graves? Al lado hay una roja. Ese color tiene peor aspecto. Me quedo con la azul...

Al llegar al final de la línea entrego el papel y las pegatinas. Miles de pegatinas con mi nombre y mis datos. Espero que no las tengan que usar todas... Y al rato vuelvo a oir mi nombre por un altavoz en un hospital... ¡Qué gore! Entro. Otra bata blanca. "Qué te pasa?" Me explora. "Pues no te detecto nada." Qué significa que no me detecta nada? Qué ha sido de las causas que se barajaban? Me había hecho a la idea de aquello. No me puede romper la ilusión con algo misterioso.

"Tengo que llamar a los cirujanos para que den el diagnóstico" Qué? Cirujanos? Pero si hace unas horas estaba echándome unas risas en el curro... Y ahora me dicen que van a venir unos cirujanos a verme? En mi mente aparecen dos tipos vestidos de verde, con mascarillas y encasquetándose guantes de plástico mientras me miran fijamente con cara de preocupación. Y las piernas me siguen temblando. Y mi tensión baja.

"Doctora, escriba por favor detrás de las interrogaciones que me estoy mareando."

Y allí sigo, en la sala de espera, eso sí, rodeada de mucha gente. Y el tiempo pasa. Y pasa. Y sigue pasando. Ocho salas de consultas. Y yo espero a unos cirujanos. Los de la bata verde, mascarilla y que vienen encasquetándose los guantes de goma. Pero no aparece nadie con esa descripción. Al rato (rato = tres horas) vuelvo a oir mi nombre. Ahora me lo imagino pronunciado por los cirujanos con mascarilla. Qué gore! Entro. Tras la exploración me dan el mismo diagnóstico que en un principio sin interrogaciones. Recobro el pulso en las piernas. Para rellenar el papel en blanco me hacen unas cuantas preguntas. "Y aparte te has notado algo más?", "Y eso desde cuándo te pasa?", "Años?", "Nunca te lo ha mirado un médico?" Años pensando que la comida me sentaba siempre mal y resulta que puede tener hasta nombre raro en medicina.

Recibo un pase VIP preferente para el médico del aparato digestivo con invitación a una prueba de laboratorio. Lo que son las cosas. Y yo que estaba hace unas horas echándome unas risas en el curro...

jueves, 14 de febrero de 2008

De vuelta al gimnasio

El lunes me apunté al gimnasio. Cómo olvidar ese día... El lunes. El día de mi vuelta al gimnasio. O al gym, como lo solemos llamar aquellos que pagamos matrícula y caemos en sus redes.

Había intentado prolongar la vuelta al gimnasio con mil excusas pero se acabaron y allí estaba yo, monedero en mano pagando el mes. Un mes de condena. Pago mes a mes porque así me aseguro de que si bajo a pagar es porque voy a seguir bajando. Si no tengo ganas ni siquiera de bajar a pagar es que ese mes no voy a tener muchas ganas de ir.

Después del buen soplo de pelas (deberían pagarme por ir), directa a la sala de aeróbico. Elige: cinta para correr, step, remo, o bici. Elijo bici. Al menos estoy sentada. Eso de pedalear sin moverme del sitio, sin desplazarme, me parece carente de sentido. Lo normal es hacer esfuerzo para algo. He pensado que deberían usar nuestro esfuerzo al menos para iluminar el gimnasio... digo gym (que se me olvidaba que ya he pagado la matrícula...) así sentiría que genero energía útil.

Pues ahí estoy yo, pedaleando, mirando al reloj, mirando la tele, mirando al reloj, mirando al espejo, mirando al reloj, mirando al de al lado, mirando al del otro lado, mirando al reloj... y el reloj que no avanza y yo que estaba hasta la coronilla de pedalear. Diez minutos de bici. A los cinco ya no siento las piernas. Y el reloj cada vez más lento.

"Quizás si pedaleo más rápido, como tengo las piernas dormidas, dejaré de sentirlas y al bajar el ritmo sentiré cómo van descansando y me costará menos llegar a los diez minutos..." Este pensamiento es la prueba de que el pedalear hace que la sangre deje de regar el cerebro para regar las piernas con la consiguiente pérdida de actividad de las neuronas.

A los ocho minutos, y estando hasta el moño, me bajo de la bici. No porque me raje; es que necesito comprobar que aún tengo piernas y que sostienen mi cuerpo en posición de firme.
Comienzo a subir las escaleras que me llevan a la sala de torturas. Pues sí, es cierto. No me siento las piernas.

Distingo a lo lejos al monitor. Me acerco y con una sonrisa le digo: " Jeje, llevo tres meses sin venir por causas varias..." a lo que me contesta "sí, ya...". Traducción de la conversación: "He intentado escaquearme del gimnasio pero ya no me quedan excusas para no volver y el verano se acerca." a lo que me contesta: "como todos... a ver lo que duras tú esta vez..."

Como estoy un poco oxidada (creo que lo nota en mi temblor de piernas y mi cara sofocada) me manda hacer un circuito.
"Una serie de 10 repeticiones de cada uno vale para empezar, verdad?"
pregunto toda inocente "porchicuela".
"No, tres series de 10 repeticiones".
Me dirijo a la primera máquina cuando oigo: "No, empieza por las abdominales". No! Abdominales! Esa palabra... En realidad se llamaban "abominables" pero cuando inventaron el término "gym" sacaron el término "abdominales" todo para hacerlo más atractivo pero sigue siendo lo mismo pero con distinto nombre.

No hay escapatoria. Son muchos años de monitor de gimnasio y de tener fichada a la gente que se quiere hacer la longuis con las abdominales. Así que allí estoy yo, con cuarenta euros menos en el bolsillo, sin sentirme las piernas, tumbada en la colchoneta, y haciendo las abdominales. "Como es el primer día y el monitor está despistado me hago la mitad". Da igual. No habría podido hacer más. Casi tengo que pedir que me levanten de la colchoneta porque ya sólo no me sentía las piernas sino que tenía un intenso dolor en la parte media del cuerpo.

Y ahora las máquinas. Piernas, pecho, hombro, espalda, biceps, triceps... De mi casa salí toda lozana y al volver volví hecha un trapo. Ya lo decían: "para estar guapa hay que sufrir".

De vuelta!

Después de exactamente dos meses ya estoy aquí de nuevo. Dos meses que se me han pasado volando y en los que ha pasado de todo. Ha pasado la navidad que ya es algo. En mi barrio aún cuelgan las luces navideñas. Me parece que las dejarán ahí para ahorrarse tenerlas que volver a colgar al próximo año. Total, el tiempo pasa tan rápido...

También pasaron los Reyes Magos.

Y pasaron... ¡los exámenes! Quién me metería a mi en estos fregados... Ya acabé dos carreras pero me empezó a gustar la psicología y allá que me tiré de cabeza y sin pensarlo. Por la UNED eso sí. Así no tengo que ir a clase, me lo estudio en casa con mis libritos, mis exámenes de otros años... Y ahí voy. Por ahora aprobando y sacándola despacio pero sacándola. Lo curioso es la expectación que se forma a mi alrededor. Sólo estoy en segundo y la gente ya habla conmigo con la sensación de que la estoy psicoanalizando. Muy curioso.

La verdad es que estudio psicología para conocerme a mi misma. Me interesa más que conocer al resto. Es sumamente interesante. Estoy aprendiendo mucho y me parece que debería ser algo que se estudiara mínimamente en el colegio: unas clases de cómo enfrentarse a determinadas situaciones, cómo afrontar los problemas, cómo funciona la mente. Como personas lo necesitamos.

Dos exámenes he hecho en el mes de febrero y creo que han salido bien. Me gusta tanto la psicología que nada más terminar ya estaba mirando lo siguiente que había que estudiar. De verdad lo recomiendo. Yo voy a dos asignaturas por año (este año tengo tres porque el año pasado vagueé y me he cogido las dos nuevas más la del año pasado) y me va bastante bien si no vagueo, claro.