"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

domingo, 2 de marzo de 2008

Cómo puede llegar a cambiar todo en un momento...

El viernes andaba yo echándome unas risas en el curro, cuando en un instante decido ir al baño y recibo la señal de que en mi interior "algo no marcha bien". Entro con una sonrisa y de repente se me corta la respiración, me empiezan a temblar las piernas, el mundo se abre a mis pies, un inmenso vacío aparece... "Algo no marcha bien".


Después del shock me dirijo a mi sitio con la mirada perdida. Hace un momento estaba en el mismo sitio echándome unas risas, ajena a que en mi organismo había "otra clase de fiesta". Hace un momento estaba en el mismo sitio echándome unas risas y ahora me empiezo a estudiar internamente en busca de algún dolor en el que antes no había reparado. Asustada me dirijo al centro médico. "Hay dos posibles causas; lo que tienes que hacer es ir al hospital al salir de aquí y que te lo vean". Al hospital! A urgencias! Estoy grave? Esto es chungo? Las piernas me siguen temblando. Pero si hace un momento estaba en mi sitio echándome unas risas...! Y ahora tengo una invitación a urgencias...

Pues ya estaba la tarde hecha. Llegué a casa, comí y directa a urgencias. Urgencias. Un viernes por la tarde. Qué buena manera de empezar el finde... Está todo el mundo aquí! Sólo faltaba yo y ya he llegado. Tras pasar por la ventanilla me dirijo a una sala de espera. Al rato oigo mi nombre. Qué gore suena el nombre de una en un altavoz de hospital... Paso a la consulta. Una bata blanca. Ahora sí que me encuentro mal. Me pregunta qué me pasa. Se lo cuento. Me toma la tensión.

"Sueles tener la tensión baja?" Tensión? Tensión baja? Pues no sé... Eso es grave también? Debería tener otra tensión distinta a la que tengo hoy? Eso agudiza mi estado?

"Te encuentras mareada?" Mareada? Debería estar mareada? No sé... Yo creo que no pero ahora todo me da vueltas.

En la hoja escribe la posible causa; coincide con una de las que ya me adelantaron en el centro médico del curro, pero a continuación ¡le planta dos interrogaciones seguidas! Pero, cómo? Qué significan esas dos interrogaciones? Ya me había hecho a la idea de que esa era la causa. No me puede crear incertidumbre poniendo dos interrogaciones a continuación!

Me pone una pulsera con mi nombre y me manda seguir la línea azul del suelo. Allí tengo que entregar el papel. La línea azul! Es la de los pacientes graves? Al lado hay una roja. Ese color tiene peor aspecto. Me quedo con la azul...

Al llegar al final de la línea entrego el papel y las pegatinas. Miles de pegatinas con mi nombre y mis datos. Espero que no las tengan que usar todas... Y al rato vuelvo a oir mi nombre por un altavoz en un hospital... ¡Qué gore! Entro. Otra bata blanca. "Qué te pasa?" Me explora. "Pues no te detecto nada." Qué significa que no me detecta nada? Qué ha sido de las causas que se barajaban? Me había hecho a la idea de aquello. No me puede romper la ilusión con algo misterioso.

"Tengo que llamar a los cirujanos para que den el diagnóstico" Qué? Cirujanos? Pero si hace unas horas estaba echándome unas risas en el curro... Y ahora me dicen que van a venir unos cirujanos a verme? En mi mente aparecen dos tipos vestidos de verde, con mascarillas y encasquetándose guantes de plástico mientras me miran fijamente con cara de preocupación. Y las piernas me siguen temblando. Y mi tensión baja.

"Doctora, escriba por favor detrás de las interrogaciones que me estoy mareando."

Y allí sigo, en la sala de espera, eso sí, rodeada de mucha gente. Y el tiempo pasa. Y pasa. Y sigue pasando. Ocho salas de consultas. Y yo espero a unos cirujanos. Los de la bata verde, mascarilla y que vienen encasquetándose los guantes de goma. Pero no aparece nadie con esa descripción. Al rato (rato = tres horas) vuelvo a oir mi nombre. Ahora me lo imagino pronunciado por los cirujanos con mascarilla. Qué gore! Entro. Tras la exploración me dan el mismo diagnóstico que en un principio sin interrogaciones. Recobro el pulso en las piernas. Para rellenar el papel en blanco me hacen unas cuantas preguntas. "Y aparte te has notado algo más?", "Y eso desde cuándo te pasa?", "Años?", "Nunca te lo ha mirado un médico?" Años pensando que la comida me sentaba siempre mal y resulta que puede tener hasta nombre raro en medicina.

Recibo un pase VIP preferente para el médico del aparato digestivo con invitación a una prueba de laboratorio. Lo que son las cosas. Y yo que estaba hace unas horas echándome unas risas en el curro...

3 comentarios:

Gorpik dijo...

Lo importante es que dentro de nada estarás otra vez echándote unas risas en el curro, bonita.

pit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pit dijo...

ups, he sio yo quien ha suprimio el comentario de antes ups jajajjajaja me equivocao de botons, pos era pa decir que oysssssss que arte pa contarlo too!