"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

sábado, 3 de noviembre de 2007

Buscando una solución

Ya empiezo a alcanzar el punto de saturación con mi actual situación laboral. No es la idea que en un primer momento tenía y la realidad que estoy percibiendo no me gusta. Como ya comenté estoy contratada por una consultora y trabajo como subcontratada en otra empresa. Intenté entrar a trabajar en esta empresa como parte de la plantilla pero me resultó complicado, vamos, que no me llamaron en ninguna de las entrevistas que hice. Al final lo conseguí a través de esta consultora como subcontratada. En un principio todo parecía que iba bien; no veía diferencia entre ser subcontratada y ser contratada, tan sólo que teníamos que comer una hora antes que los de plantilla. Después empecé a notar la diferencia. En primer lugar no tuve trabajo hasta pasados varios meses. Al ser subcontratada sólo puedo realizar tareas para las que se me ha subcontratado por lo que si no hay nada que hacer no me pueden dar algo de otro proyecto, algo que si hubiera sido de plantilla no hubiera pasado. Una vez que el proyecto para el que fui subcontratada arrancó, me di cuenta de que como subcontratada que era no podía aspirar a realizar tareas de mucha responsabilidad. Por ejemplo, están limitados los viajes de los subcontratados por lo que a las reuniones con otros equipos de trabajo en el extranjero yo no estoy apuntada. Eso limita mucho la posibilidad de que me integre aún más en las tareas. En mi equipo la diferencia entre empleado de plantilla y subcontratada están demasiado a la vista así que la integración es un poco complicada. Por otro lado los de la consultora nos cambiaron las condiciones que teníamos en un principio. Entramos trabajando con el mismo horario que la empresa en la que estábamos subcontratados. Después de un año de estar trabajando con esas condiciones nos incrementan el número de horas a trabajar alegando que la gente que trabaja en las oficinas de la consultora curran más horas que nosotros y que han protestado. Luego nos dicen que es porque en un papel consta que tenemos que trabajar más horas (papel que nunca he visto). Luego nos dicen que la razón es que cuando la empresa subcontrató el paquete de trabajo a la hora de calcular costes la consultora utilizó más horas de las que se trabajaban en la empresa en cuestión y ahora no le cuadraban los cálculos. En un principio era una hora más al mes y cuando llevábamos varios meses con esa norma nos la vuelven a revisar alegando que ha habido un error y que es una hora más a la semana en lugar de una hora más al mes. Total, que si pitos que si flautas, ahora hay que hacer una hora más todas las semanas, por el artículo 33.
Después entran en escena los famosos informes. Hay que redactar un documento informando semanalmente de las tareas que se han realizado en la empresa que nos ha subcontratado. Como ya comenté hay un problema que impide traspasar determinada información de la empresa a la consultora pero parece que la consultora quiere a toda costa esa información a través de sus empleados. Por ahora el informe es escrito y enviado por mail. Pronto nos visitarán semanalmente para que el informe sea oral lo cual puede complicar el momento de tener que negar determinada información sin querer meterse en problemas con la consultora. Aparte de todo esto, la consultora nos quiere "independizar" de la empresa. Está buscando unas oficinas en el mismo polígono de la empresa con idea de desplazarnos a nuestras oficinas y que desde allí trabajemos en nuestro proyecto. O sea que ahora que me había empezado a hacer hueco en mi equipo y a conocer a la gente pretenden que con el tiempo me desplace físicamente a trabajar a otro lugar perdiendo el contacto que tengo con la gente de mi equipo. Todo esto rompe mis esquemas iniciales. Incluso crea un poco de caos entre los que estamos trabajando para la consultora en esa empresa ya que a cada nueva noticia que llega nos vemos en los descansos hablando de trabajo y las novedades ya sea cambio de horario, informes, posible desplazamientos... a veces con opiniones semejantes pero otras enfrentadas. Me gustaría saber qué podría hacer para que todo esto no me influyera tanto.

2 comentarios:

Andreas Naive dijo...

Ummm, viví una situación similar hace años, también trabajando para una consultora. Las diferencias entre internos y subcontratados me llegaron a quemar (días de vacaciones, acceso a la información, beneficios sociales, presiones...)

No creo que puedas hacer que tu vida no te afecte, ni que ello fuese bueno en caso de poder. Pero siempre puedes dar un golpe de timón.

Persélope dijo...

Es cierto. Lo único que se puede hacer es asumir que esa es la situación que se tiene y que en cualquier momento, cuando la cosa queme demasiado, empezar a plantearse un cambio. Es una pena que la subcontratación esté tan de moda porque creo que sólo beneficia a unos pocos que no son los que están trabajando como subcontratados, desde luego.