"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

miércoles, 1 de agosto de 2007

Mi primer día de vacaciones

Qué sensación tan grata el no tener que oír el despertador a las 5:15 de la mañana un día entre semana. Me ha costado dormirme porque ya va haciendo bastante calor y mis noches consisten en dar vueltas por la cama buscando un sitio fresquito que nunca encuentro. Al final el sueño me ha vencido y me he despertado a las 10:00 de la mañana. He aprovechado la mañana para hacer cosas que tenía pendientes y por la tarde me he ido a echar unas partidas a casa de Rapunzell e Imperator. Allí he estado con Gorpik, Moriarty y su novia, Imperator, Rapunzell y dos amigos de Rapunzell. Nos hemos juntado bastantes. Primero hemos jugado a Carcassonne. Es un juego muy divertido y dinámico. Luego hemos jugado a Chez Geek. A esas alturas ya me estaba quedando medio dormida y me ha costado enterarme del juego, además de que todo estaba en inglés y no estaba yo muy despejada como para enterarme. Y es que estoy notando que el parón del ritmo que llevaba me está haciendo que me sienta excesivamente cansada, además de que me encuentro un poco más nerviosa de lo normal. Basta que rompas con el ritmo para que el cuerpo se desahogue demandando más descanso y liberando la tensión. He hecho bien en cogerme un mes entero de vacaciones. Necesito descansar y desconectar.
Después he vuelto a mi casa y me he llevado un buen susto. Había un señor, al que nunca había visto, merodeando por el portal. Me he ido acercando despacio para seguir sus pasos con la mirada y he visto que se sentaba en un banco que hay justo enfrente de mi portal. Me he acercado a abrir la puerta mirándole de reojo y en ese momento he visto que se levantaba del banco y venía directamente hacia mi. Me he dado la vuelta y he salido pitando de allí mientras le oía preguntarme si vivía en ese bloque, que no me asustara, que sólo estaba allí por unos vecinos. Yo me he largado. A las diez y media de la noche no me fío de nadie, por muy buena intención que me digan que llevan. Me he dado una vuelta de un cuarto de hora y he vuelto por el mismo camino, que es desde donde mejor se ve el portal. No le he visto por los alrededores así que he entrado en el portal intentando ver si había alguna sombra extraña. Lo primero que he hecho ha sido mirar en los buzones a ver si constaban los nombres de los vecinos que me decía que estaba esperando. He visto que correspondían a una familia que vivía en el segundo. Lo extraño es que me ha dicho el nombre de la mujer, no el de su padre que me hubiera cuadrado más. Me he subido en el ascensor pero la puerta interior ha hecho un movimiento extraño y he decidido subir por las escaleras por temor a que se quedara parado entre pisos, como ha pasado en alguna ocasión. Mientras subía las escaleras y pasando el primer piso, he empezado a oír movimientos leves que no eran los míos. Al llegar al segundo iba tan mosca que decidí llamar al ascensor de nuevo. En ese momento me he girado, me he asomado a la escalera desde lejos mirando hacia arriba y le he visto escondido en mitad de la escalera. He salido corriendo escalera abajo mientras le oía decir tras de mi que no me asustara. Pensé si era mejor gritar o no; los vecinos me habrían oído pero no le sentía muy cerca así que estaba segura de que alcanzaría la puerta del portal antes de que él llegara a mi altura. Ambos salimos del bloque, yo me dirigí a la parte de la acera más iluminada desde donde se divisa la terraza del bar plagada de gente de enfrente de mi casa y toda la calle principal. Desde allí y mientras el señor en cuestión me seguía insistiendo que entrara en el portal que no me iba a hacer nada, he llamado a mi padre para que bajara a por mi. Al asomar mi padre por el portal, el hombre se nos ha acercado de nuevo. Mi padre y yo nos hemos subido en el ascensor y nos hemos metido en casa. Ya en casa le he contado a mis padres lo que había pasado y mi padre me ha dicho que esa familia estaba de vacaciones. Después, desde la ventana y pasado un buen rato, mi madre le ha visto alejarse del bloque.

2 comentarios:

Gorpik dijo...

Uf, esta aventura no me la habías contado. Aunque es posible que el hombre hubiera llamado al piso en cuestión y, al no contestarle, se hubiera quedado esperando por si volvían.

Ah, y es "Chez Geek".

Persélope dijo...

Sí, quizás fuera un gorrón de casas, un "Chez Geek", que se presenta a las once de la noche sin avisar y se queda pegado a la puerta hasta que le abren... Y quizás subió la escalera y esperó entre ambos pisos escondido para darles una sorpresa y llegué yo y se la chafé. ;)
Insistente era porque a eso de la una de la mañana aún seguía merodeando por la zona...
Sí, todo un "Chez Geek". Para mi que era la carta de "el alma de la fiesta" y se encontró con "habitación cerrada con llave" y se quedó por la mesa de juego esperando a poder entrar en la fiesta.