"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

martes, 31 de julio de 2007

Hay veces...

Hay momentos en los que mi vida me parece gris y complicada. A veces miro con envidia a otras personas y pienso que son más felices que yo, que les va todo mucho mejor que a mi, que la vida no se les vuelve tan complicada o tan enrevesada como a mi y que las cosas les vienen ya dadas y no tienen que luchar tanto para dar un paso como me ocurre a mi. A este pensamiento siempre le sigue una situación en la que la gente se me muestra con las mismas preocupaciones que yo. Gente a la que envidio porque creo que no tiene mis problemas me cuentan que su vida no es color de rosa como yo me imagino. Y me sorprendo. Me sorprendo porque desde lejos parece que tienen todo aquello que yo desearía para mi. Y pienso que quizás yo esté en ese mismo punto. Que si me viera como a una persona extraña me envidiaría porque consideraría que lo tengo todo para ser feliz pero cuando me acercara a ver vería que tengo tantas o más debilidades y preocupaciones que cualquier otra persona.

Hay veces en las que siento que me faltan fuerzas para seguir. Me viene a la mente un rasgo que me caracteriza: cuando estoy haciendo algo material que no me parece que me esté saliendo bien, lo destruyo y comienzo desde el principio. La diferencia de algo material a la vida es que no vale decir que se empieza de nuevo de cero porque comienzas desde un punto de partida distinto de cero, arrastrando todos los fallos que se han cometido. Es un intentar enmendar, algo que nunca haría con algo material. Quizás debería reprocharme menos mis fallos. No digo que no quiera cometerlos. Soy una persona cuya vida se basa, como la de todos, en el famoso método del ensayo y error. No tengo miedo a actuar aunque eso suponga equivocarme. Prefiero equivocarme a no actuar. El problema está en que una vez que me equivoco deberían desaparecer los testigos :D Yo entiendo mis fallos y gracias a ellos aprendo mucho y gracias a ellos crezco como persona pero no estoy tan segura de que la gente de mi alrededor entienda tan bien este método de crecimiento.

A veces me es imposible predecir lo que va a pasar si reacciono de esta o de aquella manera por lo que pocas veces puedo calibrar si meteré o no la pata. Actúo. Y al actuar es cuando calibro las consecuencias. Enseguida aprecio si han sido nefastas o no. En el caso de que hayan sido nefastas el intentar enmendar la situación me hace sentir un poco mal porque no sé si la gente entiende que se mete la pata. A veces me pregunto por qué pienso que los demás no van a entenderlo. Yo entiendo las meteduras de pata y entiendo que lo mejor es actuar y equivocarse pero tiendo a pensar que todos actúan muy racionalmente y que soy yo el punto discordante en el cuadro.
En el fondo sé que la gente es comprensiva porque todos utilizamos el método de ensayo y error y nos equivocamos.

No hay comentarios: