"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

martes, 31 de julio de 2007

Vivir el presente

Hace años solía tener una gran inercia a hacer planes de futuro a muy largo plazo. Pensaba que tenía que tenerlo todo organizado y pensado para que nada me pillara de sorpresa. Por supuesto nada salía según los planes. La teoría del caos arrasaba todo aquello que tenía planeado.
Hace unos años rompí con esa tendencia a programarlo todo. Aprendí que lo mejor era dejarse llevar. Lo mejor era improvisar. El problema está en que no es fácil cambiar de modo de pensar de forma tan tajante. Los antiguos pensamientos de vez en cuando dan sus coletazos. Sin embargo luchar contra esa inercia comienza a ser fácil. Cómo puedo hacer planes de futuro si no sé lo que va a ser de mi esta misma tarde, dentro de un rato? A lo largo de mi vida he cambiado mis más íntimos pensamientos y modelos de comportamiento de una forma tan radical como para acabar pensando lo contrario de lo que pensaba en un principio. De esa forma, cómo puedo saber qué es lo que voy a querer, pensar o sentir dentro de unos meses? Una conversación, una imagen, un sentimiento, un libro, ... puede hacer que una ventana se abra y te muestre una parte de la realidad que no conoces echando por tierra todas las bases de antiguos pensamientos. Los pensamientos son dinámicos. Están constantemente generándose y degenerándose. Lo mejor es vivir el momento. El futuro llegará de la mano del presente.

1 comentario:

Gorpik dijo...

Hace tiempo que pienso igual que tú sobre esto. Aunque haya quien piensa que significa no preocuparse por nada ni nadie, no es así. Significa no sacrificar un presente real por un futuro nebuloso.

Que, a su vez, acabarías sacrificando por otro futuro aún más nebuloso.