"Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo." Voltaire.
"Cuando la vida te presente razones para llorar,
demuéstrale que tienes mil y una razones para reír."

jueves, 19 de julio de 2007

Sinceridad

Pero por qué no nos atrevemos a contar lo que sentimos, queremos, esperamos, ...?
Yo me voy de vacaciones en agosto. Sólo me quedan dos fines de semana en Madrid. Y tengo unas tremendas ganas de quedar con él un día. Se ha organizado una quedada en plan masiva para el sábado a la que voy y a la que van sus amigos pero él no se decidía a venir o no. Decía que había concierto en Soria de Manolo Kabezabolo. Claro, si de un chico el mensaje que te llega es que teniendo la posibilidad de quedar contigo y sus amigos prefiere ir a un concierto en Soria para ver a Manolo Kabezabolo sólo te queda que tu autoestima baje a ras del suelo por comparaciones o pensar que allí hay otra chica que le interesa más que tú.
Pues la verdad me he sentido fatal porque con cualquiera de las opciones no salía yo bien parada...
Hoy me ha dicho que podíamos ver la peli de "La vida de Bryan" el domingo por la tarde. En el momento en el que he aceptado ha empezado a dudar: "Sí pero no. Es que la hora... No sé..." Por su parte la duda, por mi parte ha surgido la desesperación. ¿Estará jugando? ¿Querrá hacerme un lío?
Esta tarde ha tenido un acertado arranque de sinceridad. Me ha explicado por iniciativa propia que le apetece quedar conmigo pero no le apetece tener que ir el sábado a la quedada en plan discoteca así que está evaluando el poder quedar el domingo por la tarde pero no sabe a qué hora llegará del viaje a Soria. He dado un salto cuando lo he oído.
Genial! Ahora lo entiendo todo. Por fin puedo entenderle. Y estoy muy contenta de que sea tan sincero. Ahora sí me parece genial que vaya a ver a Manolo Kabezabolo porque sé que es lo que más le apetece y que el sábado, aunque se viniera, no se lo estaría pasando bien en la discoteca. Yo sí porque estaría bailando y estaría con él pero no me sentiría bien sabiendo que está allí pero no disfrutando tanto como yo. Y como quiero que ambos estemos bien, prefiero bailar y pensar que en Soria se lo está pasando bien y que en el fondo quiere quedar conmigo pero en otro sitio que no sea una discoteca.
Y todo ha sido gracias a dos frases. Dos frases que lo aclaran todo y le dan sentido a todo. Y me pregunto cuántas de esas situaciones tan complicadas no se arreglarían con dos frases que no cuestan ni tiempo ni esfuerzo decir pero que tan importantes son.

No hay comentarios: